domingo, 8 de junio de 2014

Ocejón 2014

Justo un mes antes de los sanfermines, 150 corredores multicolor (no sólo blanco y rojo) hemos participado en la XIV media maratón del Ocejón.
Ése ha sido el miura que hemos tenido que retar hasta el asta más alta, 2.056m.

Fernando Barbero, escritor y ciudadano, nos dió la salida a las cinco de la tarde, curioso... una hora muy torera.
Todos salieron como si se hubieran abierto los portalones de chiqueros. ¡Todos no! ¿cómo que no?... Es que yo me quedé rezagado, ensimismado, detrás de una tapia. Cuando llegué a la salida, los últimos ya iban a 50 m de la salida.
Bueno, a partir de ahí sólo podía mejorar.
Puse un ritmo que podía soportar bien y así lo mantuve hasta la llegada. De hecho, ha sido la primera vez que en esta carrera he concluido el tramo Majaelrayo - Robleluengo con la faz relajada y sin ningún tipo de angustia o fatiga intensa.
Dos semanas antes hice con mis amigos montañeros este mismo recorrido y creo que he hecho una imagen calcada en la carrera; mismo ritmo, mismo tiempo y parecidas sensaciones.
No sé si es que no puedo correr más deprisa o es que me estoy acostumbrando a no sufrir en las carreras y voy al ritmo que me resulta grato.

















Tendré que hacer un test en la próxima carrera y competir con empeño. Ya lo comentaré en este blog porque el 13 de Julio hago una carrera de montaña en Alcoceber.

De momento, sólo puedo decir que me divierto mucho y que llego a meta con la misma ilusión que si hubiera ganado. ¡Qué suerte tengo!

Marisol, como siempre, se ha encargado de hacer unas fotos del ambiente y recorrido, que pego :  A Q U Í

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada